1 de octubre de 2020

FALACIAS EN LA HISTORIA-2


San Patricio no fue irlandés. Era británico, puede que galés, y nunca vio Irlanda antes de ser secuestrado por irlandeses. Después de haberse escapado, se convirtió en sacerdote y obispo, y volvió a Irlanda como misionero. Su éxito lo convirtió en el santo patrono de Irlanda.

Robert Fulton no inventó el barco de vapor. Diecisiete años antes que el primer barco de Fulton navegara por el río Hudson, Juan Fitch mantenía un sistema regular de vapores en el río Delaware, entre Filadelfia y Trenton. Dificultades financieras y varios infortunios hicieron que los negocios de Fitch fracasaran, pero fue él quien inventó el barco de vapor.

No puede acreditarse a Enrique Hudson el descubrimiento del río que lleva su nombre, porque antes de septiembre de 1609 no navegó por el río en el Half Moon. En 1525, el portugués Esteban Gómez había entrado al Hudson por la que hoy es Bahía de Nueva York. Más tarde fue encontrada una carta del Giovanni da Verrazano relatando los detalles de su presencia allí primero, en marzo de 1524. Puede que el informe de Verrazano hubiera sido plagiado por Gómez, ya que no existe ninguna prueba que Verrazano hiciera nunca esa expedición.

El descubrimiento cartográfico más excitante en este siglo fue una falsificación. El famoso Mapa de Vinlandia, prueba que los vikingos habían explorado el Nuevo Mundo. Un comprador anónimo pagó 1 000 000 de dólares por tres objetos antiguos, incluyendo el mapa, del que se pensaba entonces que era auténtico, y lo donó a la Universidad de Yale. Antes que se descubriera que el Mapa de Vinlandia era un falsificación, 10 000 personas habían pagado a Yale 15 dólares por cada copia. Se suponía que el mapa había sido dibujado en los decenios de 1430 o 1440 por un monje de Suiza. Ensayos químicos mostraron que la tinta empleada para dibujar no pudo haber sido hecha antes del decenio de 1920. Los otros dos artículos, una narración del siglo XIII de un viaje por Asia Central y un fragmento de una enciclopedia médica del mismo período, eran auténticas antigüedades.

 FALACIAS EN LA HISTORIA

30 de septiembre de 2020

GUÍA MICHELÍN

 

En 1900 se editó la primera Guía Michelín, estaba dedicada a Francia que inició la colección europea de las Guías rojas. En el mismo año, los hermanos Michelín, propietarios de la famosa marca de neumáticos, crearon y distribuyeron de manera gratuita la primera edición de la Guía de Francia, en esta guía contiene planos de ciudades, distancias, gasolineras, hoteles, médicos, talleres, etcétera. Esta guía se actualiza cada año.

En 1920 surgen otras Guías Michelín, en ellas se citan restaurantes, se elimina la publicidad y se comercializan. Desde 1950 las guías tienen la portada roja, ofreciendo los mismos servicios, además de aconsejar en la elección de hoteles y restaurantes.

La guía la realizan sus propios inspectores, ofreciendo al viajero, el poder elegir entre una gran selección, los distintos niveles de comodidad y precios. Los inspectores son anónimos en todos los países, eso les protege de presiones, lo que permite su total libertad de opinión.

La guía no contiene en su interior ningún tipo de publicidad y los restaurantes que se citan no lo hacen público en sus establecimientos. La Guía Roja asigna de una a tres estrellas de la buena mesa, en referencia a distintos puntos fijados por una inspección donde se mide la calidad, la creatividad y el esmero en sus platos. Si se trata de hoteles se clasifica el confort y el servicio, donde se otorgan de 1 a 5 casa, en el caso de restaurantes se asignan cubiertos.

29 de septiembre de 2020

INCORRECCIONES EN LAS ENCICLOPEDIAS

 

La edición del año 1975 de la enciclopedia “New Columbia Encyclopedia” contenía la biografía de Lillian Virginia Mountweazel. Según la enciclopedia, Virginia era una fotógrafa de Estados Unidos que murió de manera trágica a los treinta y un años. Investigando en su vida, se llegó a la conclusión de que Virginia nunca existió.

Uno de los editores de la publicación confirmó que es una antigua tradición de las enciclopedias incluir algunas falsedades para proteger el copyright. Esta tradición se mantiene en la actualidad. Otro caso fue el de una de las últimas ediciones del New Oxford American Dictionary, la palabra intrusa fue “esquivalience”, descubierta gracias a la investigación de The New Yorker. En la Wikipedia en alemán se encuentra el término “Leeuchtschnabelbeutelschabe”, refiriéndose a un insecto inexistente. Este tipo de hechos se realizan para preservar el copyright y como método de detección de plagios e infracciones del mismo.

Este tipo de engaños no es exclusivo de las enciclopedias, diccionarios y obras de referencia. En cartografía o en los mapas, se suele incluir alguna calle que no existe, un topónimo inventado o puntos de control de pequeño tamaño en los planos digitales, no se aprecian a simple vista por la persona que los consulte o los copie, pero fácilmente localizables por las personas entrenadas para buscarlos y encontrarlos.El término “mountweazel” se utiliza desde entonces para referirse a una entrada falsa de enciclopedia.

28 de septiembre de 2020

LA LEYENDA DE GALIANA (TOLEDO)

 

Galiana era hija del rey moro Galofre, que la quería más que a nada en el mundo, y ordenó construir la casa de recreo en la Vega (Toledo), con sus quioscos, baños, fuentes y surtidores que subían o bajaban, según el curso de la luna. Galiana vivía completamente feliz en aquel fascinador retiro, ocupándose únicamente de cantar, bailar y poesías. Su mayor trabajo era esquivar las galanterías y el acoso de sus admiradores.

Su mayor admirador era un reyezuelo de Guadalajara, se llamaba Bradamante. Galiana lo odiaba. Él, sin embargo estimulado por su pasión por Galiana, no se dio por vencido, y su deseo de verla y hablarle era tan grande que hizo construir un camino subterráneo desde Guadalajara a Toledo para visitarla todos los días.

En esos días, Carlos el Grande, hijo de Pipino, fue a Toledo enviado por su padre para llevarle auxilios a Galofre contra Abderramán, rey de Córdoba. Galofre se alojó en el palacio de Galiana. Carlos el Grande se enamoró de la princesa. Al principio soportó las visitas de Bradamante, porque no sabía que sentía por él Galiana, pero como Galiana no pudo ocultar su preferencia por él, éste comenzó a sentir celos y pidió que se despidiese a su rival Bradamante. Galiana le dijo a Carlos el odio que sentía por Bradamante y le pidió que la liberara de él.

Carlos desafió a Bradamante, le ganó y le ofreció a la joven la cabeza cortada, ella quedó encantada del regalo. Enamorados uno del otro, Galiana prometió convertirse al cristianismo, para poder casarse con Carlos. Mientras Pipino había muerto y Carlos regresó a Francia llevando con él a Galiana que fue coronada reina y recibida con grandes festines.

27 de septiembre de 2020

CANCIONES EN MI MEMORIA LXIV