24 de noviembre de 2020

ILUMINANDO LA VIDA-8



 La oscuridad no existe, lo que llamamos oscuridad es la luz que no vemos

23 de noviembre de 2020

LAMBERT SIMNEL, EL FALSO REY

 

Enrique VII, el fundador de la dinastía Tudor, llegó al trono de Inglaterra el 22 de agosto de 1485, después de derrotar a Ricardo III en la batalla de Bosworth, poniendo fin a la Guerra de las Dos Rosas. Su victoria provocó un gran odio entre los vencidos. John de la Pole, conde de Lincoln, el sucesor que había nombrado Ricardo III, inició una conspiración para derrocar al rey.

En ese tiempo, Lambert Simnel (1477-1535) era un niño de diez años, hijo de un carpintero de Oxford y alumno de Richard Symonds, sacerdote. Éste creía que Lambert se parecía a los hijos de Eduardo IV, unos niños que habían desaparecido cuando su tío Ricardo III, duque de Gloucester, los envió a la Torre de Londres cuando tenían 12 y 9 años. Seguramente habían muerto asesinados. A pesar de creerlos muertos, los rumores señalaban a que aún estaban vivos, por ello, al sacerdote se le ocurrió hacer pasar a Lambert por Ricardo de York, el menor de los príncipes.

Cambió los planes cuando escucho la falsa noticia de que el conde de Warwick no había muerto en la Torre de Londres. Se le ocurrió que era mejor hacerlo pasar por Warwick, que era el sobrino de Eduardo IV y por lo tanto tenía derecho al trono. Llevó a Lambert a Irlanda donde en 1487 fue coronado como Eduardo VI.

La hija de Eduardo IV, Margarita de York, duquesa de Borgoña y enemiga de enrique VII, envió tropas a Irlanda para apoyar a Lambert y Symonds. El conde de Lincoln, creyendo que por fin podría derrocar a Enrique VII, marchó con su ejército a Furness, en Lancashine. Siguió hasta el sur y se enfrentó al ejército del rey en la batalla de Stoke el 16 de junio de 1478.

Fue derrotado y murió en la batalla y la dinastía Tudor quedó fuertemente establecida. Lambert Simnel se libró de ser ejecutado y acabó trabajando en las cocinas del rey.

22 de noviembre de 2020

FESTIVAL DE WOODSTOCK Y SUS SECUELAS



Entre el 15 y el 18 de agosto de 1969 tuvo lugar en Nueva York el Festival de Música y Arte de Woodstock, considerado como el más importante de la historia de la música rock. Un total de 32 artistas, los más destacados del momento, participaron entre ellos: Joan Baez, Joe Cocker, Jimi Hendrix, Janis Joplin & The Family Stone, The Who, Santana… La asistencia desbordó a los organizadores, lo que provocó un caos total. En los años 1979, 1989, 1994 se celebraron varias secuelas del festival sin demasiado éxito.

En 1999 se celebró en Nueva York un nuevo intento de reedición del famoso concierto de Woodstock. 200 000 personas acudieron para revivir las legendarias experiencias de amor y fraternidad. Sin embargo, una combinación de calor sofocante, la falta de sombra y el alto precio del agua y la comida hicieron que el festival fuera una auténtica pesadilla.

Actuaron entre otros: Alannus Morissette, Rage Against, The Machine, Elvis Costello… Durante la actuación de Limp Bizkit, unos espectadores se dedicaron a arrancar el contrachapado de las paredes del escenario y después la violencia se apoderó de las masas, produciendo importantes destrozos.

La policía clausuró el evento tan rápido como pudo. Aunque no hubo muertos, se presentaron cuatro denuncias por violación. El último día de aquel Woodstock 1999 se conoce como “el día que murió la música”.

Woodstock 50 se tenía que celebrar en el año 2019, pero se canceló por problemas con la ubicación y la negativa de participación de algunos de los artistas.

21 de noviembre de 2020

LOS TÚNELES DE CU CHI


Durante la Guerra de Vietnam los Estados Unidos tenían el ejército más poderoso del mundo, contaban con los mejores recursos y las tecnologías más avanzadas. Por ello, cuando los soldados americanos se unieron al conflicto para apoyar al Vietnam del Sur, parecía que serían los vencedores. Sin embargo, el Vietcong, una fuerza guerrillera comunista situada al sur, no estaba dispuesto a permitirlo. 

Bajo el suelo del distrito de Cu Chi, cerca de Saigón, los comunistas habían estado cavando túneles desde la década de los 40, a causa de la guerra de la independencia con Francia. En los 60 esa red de túneles había alcanzado una longitud de 250 kilómetros, una verdadera ciudad subterránea.

Los túneles eran pequeños, estrechos, de un tamaño suficiente para que pasase un vietnamita, pero no un fuerte soldado americano. Fueron construidos cavando a mano. Las condiciones de habitabilidad eran muy malas. Eran lugares oscuros y peligrosos, llenos de hormigas, escorpiones y miles de insectos de picadura mortal.

Miles de miembros del Vietcong vivieron bajo tierra durante la guerra, incluyendo civiles y niños. Comían, iban a la escuela e incluso contraían matrimonio en el subsuelo, del que solo salían para atender sus cultivos. La red de túneles estaba preparada para asegurar la supervivencia de sus residentes, como tomas de ventilación y salidas secretas.

El Vietcong empleaba los túneles para realizar ataques por sorpresa, aparecían de la nada a través de trampillas escondidas. Si surgía algún problema, lo resolvían improvisando. 

En un principio, las tropas de Estados Unidos y Australia intentaron sacarlos de los túneles utilizan gases lacrimógenos, granadas y otras armas. Más adelante enviaron a sus soldados que se conocían como ratas de túnel, para que luchasen contra el Vietcong en su terreno. Todo resultó inútil.

Las consecuencias fueron un gran número de bajas entre los americanos, retirándose de la guerra en 1973.

20 de noviembre de 2020

ABRIENDO Y CERRANDO PUERTAS-18



…Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras…

-Rafael Alberti-