24 de septiembre de 2020

LA LEYENDA DEL CROISSANT

 

En el año 1683 los turcos, que habían conquistado Hungría y todas las naciones que recorre el Danubio, pusieron cerco a Viena, último baluarte que la cristiandad oponía a las hordas turcas.

A pesar de sus repetidos asaltos, éstas no habían conseguido quebrantar la resistencia de los vieneses. Los turcos decidieron entonces tomarlos por sorpresa; idearon socavar el terreno, a fin de que una trinchera o corredor pasara por debajo de las murallas, hasta desembocar en el centro de la ciudad.

Para no ser descubiertos trabajaban solo por la noche, pero no se habían percatado que los panaderos también trabajaban a esas horas. Éstos oyeron el ruido que hacían los turcos con las palas y picos, y dieron la voz de alarma. De manera que los defensores fueron los que sorprendieron a los turcos, obligándoles a levantar el sitio, y Viena fue salvada gracias a sus panaderos.

El emperador, en recompensa, les concedió honores y privilegios; el derecho de usar espada al cinto fue el más apreciado. Los panaderos agradecidos, inventaron dos panes; uno al que le pusieron el nombre de emperador, y otro, al que llamaron “croissant”, o sea media luna, como mejor mofa del emblema de los turcos.

La española María de Escobar, esposa de Dio Chaves, fue la que llevó los primeros granos de trigo a América. Estos granos, sembrados en el jardín de su casa de Lima, dieron origen a la gran riqueza triguera de la Argentina, una de las mayores cosecheras de trigo del mundo.

23 de septiembre de 2020

¿POR QUÉ LO DECIMOS ASÍ?-2

 

Canapé-La palabra canapé deriva del mosquito. Mosquito en griego se llama conops y los griegos, como todo el mundo, sufrían el molesto zumbido y la picadura de un mosquito. Por ello, al protegerse con un mosquitero le llamaron konopeion y con esta palabra empezó a vislumbrarse el canapé.

Los romanos transformaron el konopeion en conopeum y luego canapeu y extendieron su significado a las cortinas que rodeaban la cama.

En el siglo XII en Francia se le llamó conopé y canapé en el siglo XVII. Su significado pasó de las cortinas que rodeaban la cama a la cama misma, y poco a poco, fue derivando hasta significar un asiento confortable en el que varias personas pueden sentarse o acostarse.

Chófer-La palabra deriva del francés chauffeur, con el que designaba al empleado que se cuidadaba de mantener vivo el fuego de las locomotoras de vapor. También un francés llamado Nicolas Cugnot, tuvo la idea de construir una máquina para viajar sin caballos y movida por el vapor, una especie de locomotora de carretera. Esta máquina se componía de una caldera de la que un grifo dejaba escapar el vapor que accionaba sobre un émbolo que, mediante un eje, ponía las ruedas en movimiento. El artefacto llegó a alcanzar la velocidad de cinco kilómetros en una hora.

Este aparato necesitaba un fogonero o cauffeur. Cuando se inventó el motor de gasolina, el nombre de chauffeur continuó dándose al conductor del vehículo.

Idiota-En su origen, esta palabra no era un insulto. Idiota era para los griegos el hombre privado, en oposición al hombre público. Se usaba también para denominar al individuo excéntrico y huraño que vivía apartado de la sociedad. Poco a poco la palabra adquirió un sentido peyorativo al pasar al latín, lengua en la que significaba ignorante, apartado del conocimiento común.

En la Edad Media se llamaba idiota al clérigo que no sabía latín y de aquí a llamar idiotismo a la locución contraria a las reglas de la gramática propia y peculiar de una lengua.

 ¿POR QUÉ LO DECIMOS ASÍ?

22 de septiembre de 2020

INVENTOS-2

 

El arranque automático eléctrico para automóviles, que fue perfeccionado por Charles F. Kettering, en 1911, hizo posible que las mujeres condujeran sin el compañero que necesitaban para dar la vuelta a la manivela del motor.

En el verano de 1902, un impresor de Brooklyn, Nueva York, tenía problemas con la impresión a colores porque el tiempo cálido y húmedo hacia que el papel cambiara de dimensiones lo bastante como para crear distorsiones en la impresión. Willis Haviland Carrier, un joven ingeniero que intentaba resolver el problema, encontró que el aire retenía menos humedad a temperaturas más bajas. Inventó una máquina que soplaba aire sobre tubos enfriados y estabilizaba la proporción de humedad. La impresión mejoró y el dispositivo de Carrier se convirtió en la base del acondicionador doméstico de aire.

En 1852 el inventor Elisha Graves Otis inventó el primer ascensor que no se estrellaba si ocurría algo. En 1584, probó el ascensor y su dispositivo de seguridad en Nueva York. Hizo que el ascensor fuera subido a una altura considerable y luego el cable fuese cortado por completo. El ascensor bajó lentamente y sin daño para el único pasajero, no era otro que el propio inventor Otis.

En 1891, cuando Whitcomb L. Judson, un inventor de Chicago, patentó lo que después se convertiría en el cierre de cremallera, tenía en la mente algo para ahorrar a la gente la dificultad de abotonar y desabotonar sus zapatos todos los días. Llamó a su inventó “cerrador y abridor de broches para zapatos”.

Cuando Guillermo Beebe se empeñó en explorar las profundidades oceánicas en un navío con gruesas paredes, suspendido de un barco de superficie, su idea era hacerlo cilíndrico. Un amigo le indicó que una forma esférica sería más resistente. Beebe adoptó esta mejor idea. El amigo fue el presidente Franklin Roosevelt.

El sobre no empezó a utilizarse hasta 1839. Hasta entonces, la gente doblaba sus cartas, las sellaba con lacre, y escribía la dirección en el reverso.

 INVENTOS

21 de septiembre de 2020

ABRIENDO Y CERRANDO PUERTAS-15


En la vida, muchas puertas se abrirán y muchas otras se cerrarán. 
Pero, ¿Quién dijo que no puedes abrirlas nuevamente?

20 de septiembre de 2020

UN POCO DE TODO-5


El Californian, un trasatlántico de la Leyland, que navegaba en abril de 1912 de Londres a Boston, con capacidad para 47 pasajeros, pero no llevaba ninguna en esta ocasión, estuvo bastante cerca como para recibir mensajes inalámbricos del Titanic, que estaba zozobrando y auxiliarlos en el rescate. El radio-operador del Californian no se encontraba en ese momento de servicio, no había sido relevado y tenía que dormir.

En 1695, Jorge Waymouth, comandante de un viaje comercial a la costa de Maine, regresó a Darmouth con un valioso cargamento de pieles y cinco doncellas indígenas cautivas. Las muchachas aprendieron el idioma inglés y adoptaron la forma de vestir y las costumbres inglesas, incluyendo el gusto por la cerveza. Hicieron muchas apariciones públicas alabando su tierra natal como un verdadero paraíso. Fueron la sensación de la época.

La reina Isabel la Católica tardó 5 meses en recibir noticias del viaje de Colón. Europa tardó dos semanas en saber la noticia del asesinato de Lincoln, y el mundo tardó solamente 1,3 segundos en recibir de Neil Amstrong la noticia de la llegada del hombre a la Luna.

La Torre Eiffel, fue salvada de la demolición en 1909 porque había una antena, indispensable para la radiotelegrafía francesa, montada en la cúspide de la estructura de casi 305 metros de altura.

A mediados del siglo XIX, el sistema de semáforos francés se extendía cerca de 4839 kilómetros a través de 556 estaciones separadas. Sobre 556 montañas, torres de madera con brazos móviles transmitían mensajes en clave por medio de señales. Los mensajes oficiales podían ser enviados rápidamente a través de Francia.

Durante el “apagón” del 13 al 14 de julio de 1977, cuando falló la energía eléctrica que llegaba a la ciudad de Nueva York, a la caída de la noche, y no fue restablecida hasta la tarde siguiente, se hicieron un récord de 80 millones de llamadas telefónicas.

 UN POCO DE TODO-4