19 de febrero de 2020

¡QUÉ EQUIVOCADOS ESTABAN!


Para Aristóteles, el macho de las especies contribuía con el agente generador esencial aportando el llamado “principio vital” o “alma”, sin embargo, al no ser material, consideraba que no era necesario que materia alguna pasara del macho a la hembra.

La materia que pasaba con el semen era considerada por Aristóteles un simple accidente y no una esencia. Basándose en estas ideas se estaba en condiciones de aceptar la acción de la llamada “aura seminalis” en la fecundación sin contacto y se llegó a atribuir el embarazo de algunas jóvenes a los vapores espermáticos del padre que había tenido una polución nocturna en la misma cama, incluso al haber abrazado a una amiga que hubiera terminado de mantener relaciones con el marido.

Averroes, médico musulmán, contaba que una vecina le juró que había concebido un hijo al tomar un baño en el que previamente había eyaculado un hombre, lo que le llevó a pensar que la vulva poseía la propiedad de atraer el esperma.

Durante la Edad Media se creía que los hombres y las mujeres producían espermatozoides.

Los antiguos griegos creían que el esperma se almacenaba en los huesos. Paracelso decía que el semen provenía de todas las partes del cuerpo y que acudía a los testículos durante el acto sexual.

18 de febrero de 2020

PEDRO I DE PORTUGAL Y SU DEFENSA A LAS MUJERES


El rey Pedro I de Portugal era muy cuidadoso con las mujeres, tanto las de su casa, las de sus oficiales y las del pueblo, por esa razón, castigaba duramente a los que dormían con mujeres casadas o vírgenes, así como con monjas.

Una de las anécdotas cuenta que vivía en palacio un oficial llamado Lorenzo Gálvez, hombre muy entendido y juicioso, cumplidor de todas las cosas que el rey ordenaba. El rey se fiaba muchísimo de él. Su esposa se llamaba Catalina Tosse, mujer muy apuesta, lozana y de maneras y costumbres graciosas.

En ese tiempo vivía en palacio un escudero, gran campeón de torneos y cacerías, se llamaba Alfonso Madeira, por buena persona y leal, el rey le apreciaba mucho. Alfonso se enamoró de Catalina Tosse, y sabiendo el peligro que corría, se conformó con mirarla a todas horas. Para poder pasar más tiempo con ella, trabó amistad con el marido y por cualquier sitio que iba uno, iba el otro.

Alfonso cantaba poniendo de manifiesto sus dotes y expresando toda su amor por Catalina, tanto insistió que sus deseos se cumplieron. El rey, al enterarse, apenándose tanto como si Catalina fuese su propia mujer o su hija, y a pesar de tenerle mucho cariño a Alfonso, mandó que lo detuvieran en su habitación y le cortasen los genitales.

Después de esto lo dejaron libre, y sanó y engordó de piernas y cuerpo, y vivió algunos años con el rostro pálido y sin barba, murió años después de muerte natural.

17 de febrero de 2020

WILLIAM HENRY IRELAND, EL FALSIFICADOR DE SKAKESPEARE


William Henry Ireland (1777-1835) descubrió en una finca rural, en el año 1796, un maravilloso tesoro: unas cartas de amor dirigidas por Skakespeare a su amante, una nueva versión de El rey Lear, un fragmento de Hamlet, varios legajos y otros documentos.

Además de dos obras de Shakespeare completas y desconocidas que se habían extraviado, “Vortigern y Rowena”, una historia de amor durante la conquista sajona y “Enrique II”, ambas escritas por el autor. La mayoría de los investigadores que las examinaron, incluido James Boswell (una de las figuras más singulares de las letras inglesas. Su obra maestra fue, La vida de Samuel Johnson), quedaron embriagados.

Vortigern fue representada el 2 de abril de 1796, pero empezaron a surgir dudas y el público del Teatro Drury Lane gritó, burlándose.

Cuentan que el primer actor, Hohn Kemble, sospechó que la obra era ficticia y quiso convertirse él en compinche de la broma, por lo que intentó, sin lograrlo, que la obra fuese estrenada un día antes, el 1 de abril, cuando en Inglaterra se celebra el día de los Inocentes. Solo se represento en esa ocasión.

Antes de terminar el año, Ireland confesó que todo era mentira, una burda falsificación compuesta y escrita por él en papeles viejos y manchados con tintes claros para hacerlo más creíble. Ireland no fue castigado, más bien nadie se creyó que precisamente él fuera capaz de falsificar una obra de Shakespeare.

Años después, se empezaron a cotizar las falsificaciones de Ireland y él, viendo un gran negocio, comenzó a fabricar falsificaciones de sus falsificaciones, llegando a existir hasta siete manuscritos originales de Vortigern.

16 de febrero de 2020

ABRIENDO Y CERRANDO PUERTAS-2


...Si no te atreves a abrir tus puertas y atravesarlas, jamás sabrás lo que hay en el otro lado...

15 de febrero de 2020

MAESTRESALA


En el servicio de mesa de los nobles en la España del siglo XVII la principal responsabilidad era del “maestresala”, quien dirigía el servicio de mesa de acuerdo con las normas de etiqueta. Todo estaba perfectamente calculado. El desfile de los camareros de la cocina al comedor con los alimentos era toda una ceremonia. En el servicio de la comida era básico el orden de los platos, que eran muchos y diversos, sobre todo en los banquetes. Además, el maestresala se encargaba de probar la comida para evitar envenenamientos.

De servir la bebida se encargaba el “botiller”. Las copas y jarras se tapaban con servilletas para evitar que entrase algo en la bebida. Las bebidas estaban dispuestas en un aparador, para tenerlas a mano cuando los comensales las solicitasen.

El maestresala era también el encargado de dirigir la ceremonia de la bebida, donde el papel más importante lo tenía el gentilhombre de copa, encargado de probar la bebida, evitando ofrecer al señor bebidas en mal estado o salvarlo de un envenenamiento. Una vez probada la bebida que estaba dispuesta en jarras, la copa se llevaba a la mesa.