27 de noviembre de 2020

DINERO, FINANZAS, ECONOMÍA-2

 

Andrés Carnegie, una de las personas más ricas que ha existido, se hizo alérgico al dinero a medida que crecía su riqueza. Decía que le ofendía su simple vista y el contacto con él, y nunca lo llevaba encima, Carnegie fue obligado a bajar de un tranvía en Londres, porque no llevaba con él dinero para pagar el billete.

Las mujeres, igual que los hombres, administraban granjas en las colonias americanas, y algunas de ellas amasaron así una fortuna. El índigo, un tinte azul, fue una fuente importante de prosperidad para Carolina Meridional. Fue introducido en la colonia por Eliza Lucas Pinckey, de 21 años de edad, cuando administraba la granja de su padre. Semillas de su primera cosecha con éxito, en 1744, fueron distribuidos a otros agricultores, y tres años después, Carolina del Sur exportó casi 4535 kilos de índigo a Inglaterra.

La Compañía Telegráfica Western Union tuvo la oportunidad de comprar en 100 000 dólares los derechos de la invención del teléfono pero declinó hacerlo. En 1881, después de haber inventado el teléfono, Alejandro Graham Bell había vendido casi todas las acciones del capital que tenía en la empresa que formó, sin entender jamás lo provechosas que serían.

El oro de Klondike no fue la única forma de enriquecerse en Dawson, en el territorio de Yukon de Canadá en 1898. Empresarios que vendían leche a 16 dólares el galón, huevos a 3 dólares la docena, mantequilla a 3 dólares la libra y cebollas a 1,50 dólares cada una, también se enriquecieron. En comparación, un buen alimento costaba en San Francisco 0, 25 dólares.

Eli Whitney, famoso por haber inventado la desmotadora de algodón, en 1793, no ganó dinero con ello porque no la había patentado.

La principal meta en la vida de Joseph F. Kennedy era convertirse en millonario. El padre del presidente John F. Kennedy alcanzó su objetivo cuando tenía 30 años, y continuó enriqueciéndose, convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de Estados Unidos.

Sin dinero para hacer negocios, la población de Tenino, Washington, emitió dinero de madera en 1932. Había denominaciones de 25 y 5º centavos y 1 dólar, impresas en madera contrachapada de abeto Sitks. No había monedas.

La construcción de la línea de metro más nueva de Nueva York costó 100 000 dólares por pie (0,3048 metros), más de 500 000 000 de dólares cada milla (1,609) metros.

DINERO, FINANZAS, ECONOMÍA

26 de noviembre de 2020

LA RESPIRACIÓN DE LAS AVES


La respiración de las aves está controlada por dos pulmones sin diafragma y un sistema interno de sacos aéreos que funcionan como fuelles. El elevado ritmo metabólico de las aves y la demanda de oxígeno durante el vuelo hace que necesiten un suministro constante de aire que procesar para cubrir dicha demanda. Durante el vuelo el aire pasa de forma normal por la tráquea.

Esto no sería posible con los pulmones bidireccionales de los mamíferos, donde el aire rico en oxígeno se mezcla con el aire desgastado durante la respiración, reduciendo la cantidad de oxígeno que pueden procesar los pulmones. Cuando el oxígeno ha sido procesado por los pulmones, el aire usado pasa a los sacos aéreos delanteros y sale por la tráquea.

Las aves tienen un flujo unidireccional que se consigue separando las funciones de bombeo (sacos) y absorción (pulmones) de la respiración. Los pulmones de las aves no procesan el oxígeno con los alveolos como los mamíferos, sino que lo absorben con los parabronquios, unos pasajes en forma de panal de abeja que van hacia espacios que contienen capilares en los que se intercambian el oxígeno y el dióxido de carbono. 

El ritmo metabólico extremadamente alto de las aves las ha obligado a desarrollar un eficiente y refinado sistema respiratorio.

25 de noviembre de 2020

SALSA DE SAUCO

 

Salsa de saúco

 Ingredientes 

  • 900 gramos de bayas de saúco
  • 175 gramos de cebollas peladas y troceadas
  • 10 ml de sal
  • 300 ml de vinagre
  • 700 gramos de azúcar

 Elaboración

Eliminar el tallo de las vainas de saúco, lavar, escurrir. Poner todos los ingredientes en un cazo a fuego lento hasta que la fruta esté partida y las cebollas tiernas.

Pasar la mezcla por un tamiz de nilón y volver al cazo, mantener en el fuego hasta obtener una salsa espesa y se haya evaporado el exceso de vinagre.

 Dejar enfriar, envasar en botellas esterilizadas y cerrar herméticamente. Conservar en la nevera 2 semanas como máximo.

24 de noviembre de 2020

ILUMINANDO LA VIDA-8



 La oscuridad no existe, lo que llamamos oscuridad es la luz que no vemos

23 de noviembre de 2020

LAMBERT SIMNEL, EL FALSO REY

 

Enrique VII, el fundador de la dinastía Tudor, llegó al trono de Inglaterra el 22 de agosto de 1485, después de derrotar a Ricardo III en la batalla de Bosworth, poniendo fin a la Guerra de las Dos Rosas. Su victoria provocó un gran odio entre los vencidos. John de la Pole, conde de Lincoln, el sucesor que había nombrado Ricardo III, inició una conspiración para derrocar al rey.

En ese tiempo, Lambert Simnel (1477-1535) era un niño de diez años, hijo de un carpintero de Oxford y alumno de Richard Symonds, sacerdote. Éste creía que Lambert se parecía a los hijos de Eduardo IV, unos niños que habían desaparecido cuando su tío Ricardo III, duque de Gloucester, los envió a la Torre de Londres cuando tenían 12 y 9 años. Seguramente habían muerto asesinados. A pesar de creerlos muertos, los rumores señalaban a que aún estaban vivos, por ello, al sacerdote se le ocurrió hacer pasar a Lambert por Ricardo de York, el menor de los príncipes.

Cambió los planes cuando escucho la falsa noticia de que el conde de Warwick no había muerto en la Torre de Londres. Se le ocurrió que era mejor hacerlo pasar por Warwick, que era el sobrino de Eduardo IV y por lo tanto tenía derecho al trono. Llevó a Lambert a Irlanda donde en 1487 fue coronado como Eduardo VI.

La hija de Eduardo IV, Margarita de York, duquesa de Borgoña y enemiga de enrique VII, envió tropas a Irlanda para apoyar a Lambert y Symonds. El conde de Lincoln, creyendo que por fin podría derrocar a Enrique VII, marchó con su ejército a Furness, en Lancashine. Siguió hasta el sur y se enfrentó al ejército del rey en la batalla de Stoke el 16 de junio de 1478.

Fue derrotado y murió en la batalla y la dinastía Tudor quedó fuertemente establecida. Lambert Simnel se libró de ser ejecutado y acabó trabajando en las cocinas del rey.