20 de noviembre de 2019

ORIGEN DE LAS GALLETAS


Los romanos hacían galletas hacia el año 300 a. C. Eran obleas planas delgadas, normalmente cuadradas, y muy duras, que se cocían dos veces, por lo que en latín las llamaron “bis coctum” (dos veces cocido), de ahí viene la palabra bizcocho.

Las galletas de la Antigüedad eran muy duras, por lo que más que una chuchería eran un medio de conservar el pan por más tiempo. Las mojaban en vino para ablandarlas.

Las galletas servían para los viajes, como matalotaje para los marineros y también los legionarios las llevaban en sus alforjas, junto con las conservas de pescado salado o carne cecina.

Hace 100 años comenzó la industria moderna de las galletas. En la Navidad de 1902, miles de niños norteamericanos se despertaron con una sorpresa en su árbol de Navidad: era la golosina del momento, unas galletas con forma de animales distintos: bisonte, elefante, camello, oso o gorila, entre otros. La firma Nabisco las presentó en forma de dieciocho animales.

En la caja, diseñada por una de las más importantes empresas publicitarias de la época, se reproducía una jaula con asa que se podía utilizar cuando ya se habían comido las galletas.

Los fabricantes de los dough nuts, única golosina que se vendía de manera masiva desde mediados del siglo pasado en Norteamérica y Europa, se alarmaron y vieron como descendían sus ventas. Fue por poco tiempo, en el mercado había y hay sitio para ambos productos.

19 de noviembre de 2019

EL GRECO EN TOLEDO


En el Palacio Farnesio (Roma), Doménikos Theotokópoulos (1541-16149) conocido como el Greco conoció a dos ilustres toledanos, Pedro Chacón y Luis de Castilla, expertos en antigüedades. Fue su amistad con el segundo, la que cuando se trasladó a España, lo hizo en Toledo.

Luis de Castilla era hijo del deán de la catedral primada toledana, y eso garantizaba al pintor tener una serie de buenos encargos para poder vivir antes de introducirse en la corte de Felipe II, su destino final.

El Greco había sido expulsado del palacio de Farnesio por haberse atrevido a decir que él era capaz de enmendar a Miguel Ángel y pintar de nuevo, con decoro y decencia, el Juicio Final, el fresco del maravilloso artista en la Capilla Sixtina. (Algunos papas se habían planteado la destrucción de la obra de Miguel Ángel al no tolerar las figuras desnudas).

Durante su estancia en España, los problemas persiguieron al Greco. Uno de ellos fue un problema con el cabildo catedralicio, que se negó a pagar los 900 ducados que el Greco pedía por una de sus obras, El expolio, y se tuvo que conformar con los 318 de la tasación final, más dinero del propuesto en principio por la catedral, ya que temían que el Greco se fuera de Toledo llevándose el cuadro.

Desde que en 1583 decidió establecerse definitivamente en Toledo, el Greco contó con una clientela rica y culta. Aunque le costó, terminó haciendo numerosos amigos a los que retrato. Pintó a Antonio de Covarrubias, fray Hortensio Félix Paravicino, entre otros. Algunos retratos no se sabe a quién representan, por ejemplo, el Caballero de la mano en el pecho.

Los distintos personajes que aparecen en El entierro del conde de Orgaz, son toledadnos contemporáneos del pintor. Con esta obra tuvo problemas para cobrar los 1600 ducados en que llegó a tasarse, por lo que se tuvo que conformar con los 1200 que le ofrecieron. De cualquier manera, el Greco alcanzó un gran éxito profesional en Toledo. Unas veces se vio obligado a pleitear los pagos, en otras rebajó el precio a sus amigos.

18 de noviembre de 2019

MONEDAS ATENIENSES Y ROMANAS


Es prácticamente imposible dar una equivalencia en euros de las monedas de la antigüedad. Con el paso de los siglos estos precios han variado.

Atenas

Óbolo
Dracma: 6 óbolos
Mina: 100 dracmas= 600 óbolos
Talento: 60 minas= 6000 dracmas

El mínimo para vivir en Atenas era, por día 2 0 3 óbolos.
El jornal de un obrero, en el siglo V a. C.: 1 dracma. Alquiler de una hetaira, por día: 2 dracmas.
Una casa de lujo de Atenas vale de 15 a 20 minas= 1500 a 2000 dracmas
El precio de un esclavo variaba entre 70 y 3000 dracmas.

Roma

As
Sestercio: 4 ases
Denario: 4 sestercios= 16 ases
Aureus: 25 denarios= 100 sestercios
Un obrero en el siglo I a. C. ganaba por día 12 ases.
El sueldo de un legionario en el silgo I a. C. era de 5 ases.
Una “loba” cobraba de 2 a 8 ases.
El patrimonio de un senador era de 1 millón de sestercios.
El precio de un esclavo variaba entre 600 y 8000 sestercios.

17 de noviembre de 2019

EL PORQUÉ DE LAS COSAS



Caja negra de un avión

Los registradores de vuelo de cabina van metidos centro de una caja de titanio o acero. En el interior hay componentes electrónicos muy resistentes, aunque la mayoría no tiene que aguantar el accidente, ya que las cintas o los chips de memoria que contienen los datos ya lo hacen. Van guardados en una caja interior de acero blindado recubierta por una pintura retardante y forrada con varias capas de materiales aislantes. También se usan bloque de cera de parafina en diversos puntos como barreras térmicas. En un incendio, la parafina se derrite y absorbe para del calor.

Funcionamiento de un termo

El calor se puede transferir de tres maneras: conducción, convección y radiación. La conducción consiste en que los átomos colisionan físicamente entre sí para transferir su energía cinética. La convección también lo hace pero aprovecha el hecho de que los líquidos calientes tienen menor densidad y por eso ascienden, llevándose su calor con ellos. Los termos tienen una pared de cristal doble y en el hueco entre medias hay vacío. Por eso no contiene átomos que puedan transferir el calor a través del hueco por conducción ni convección. Solo queda la radiación, pero los lados de cristal también están plateados, lo que ayuda a reflejar el calor radiado desde cualquier lado.

Agua más fría después de comer algo con sabor a menta

Los nervios sensibles al frío están recubiertos por poros diminutos conocidos como receptores TRPM8, que en condiciones normales están cerrados. Cuando la temperatura desciende, los canales se abren y los iones cargados positivamente entran a raudales en la célula nerviosa y activan una señal eléctrica que viaja hacia el cerebro. Aunque la menta en realidad no reduce la temperatura de la boca, sí que contiene mentol, que se puede pegar a los receptores TRPM8 y hacerlos más sensibles que antes. Por eso, al beber un vaso de agua fría los canales se abrirán más fácilmente, haciendo que la sintamos más fría.

16 de noviembre de 2019

CLEVER HANS


Clever Hans (Inteligente Hans) fue un caballo, famoso en Alemania a principios del siglo XX, propiedad de Wilhelm von Osten, profesor de matemáticas y entrenador hípico aficionado, además de algo místico y adicto a la frenología.

Hans sabía sumar, restar, multiplicar, dividir, trabajar con fracciones, decir la hora, entender el calendario, diferencias tonos musicales, leer, deletrear y, en general, entendía el idioma alemán. Si Von Osten, peguntaba a Hans, “si el octavo día del mes cae en martes, ¿cuál es la fecha del viernes siguiente?”, Hans contestaba dando toques con su pie.

Von Osten realizó espectáculos por toda Alemania presentando al caballo y su fama traspasó fronteras y trascendió a otros continentes. Ante las dudas, en el año 1907 se formó una comisión de trece personas, encabezadas por el psicólogo Oskar Pfungst, que demostró que el caballo, en realidad, no realizaba esas tareas mentales, solo notaba la reacción de sus observadores humanos y actuaba en consecuencia.

Pfungst descubrió que el caballo respondía directamente a señales involuntarias de lenguaje corporal del entrenador humano, pero que este era completamente inconsciente de que proporcionaba esas señales al caballo. Esa anomalía fue bautizada como “efecto Clever Hans”.

Hoy en día se llama así en ciencia experimental a la posibilidad de que todo experimentador contamine involuntariamente los resultados del experimento mediante gestos, tonos de voz, lenguaje corporal, etc.