6 de junio de 2020

MANUEL FERNANDEZ MARTÍN, EL FALSO PONENTE FISCAL


El militar español Manuel Fernández Martín (1914-1967) no tenía ningún título pero ejercía como si los tuviera. Y así, sin título alguno, llegó a ser ponente fiscal cuando la legislación franquista, exigía ser abogado para ese puesto.

Como ponente fiscal participó en alrededor de cuatro mil sentencias, de las que un 25% fueron de muerte. En la guerra se hizo pasar por médico y, como alférez médico, participó en operaciones durante los seis meses que ejerció como tal hasta que, en 1937, pasó al Cuerpo Jurídico Militar, puesto que ejerció sin ser abogado. Pero donde mintió más fue como ponente en consejos de guerra, en los que asesoraba al juez si conocimiento y con costumbres que mostraban la gravedad de su mentira. Un ejemplo era cómo atendía en sus oficinas a las mujeres de los acusados, a las que recibía con bromas como: “La viuda del acusado, que pase”.

Su mentira no fue descubierta hasta 1964 cuando gestores de la Universidad de Sevilla certificaron que era cierto que había estudiado allí pero que solo había aprobado tres asignaturas del primer curso de Derecho. Dos años después, se le condenó a un año y seis meses, con el atenuante de que no pretendió causar daños de tanta gravedad.

Murió poco después sin estar en ningún momento de acuerdo con la sentencia, que nunca llegó a entender. Más tarde se supo cómo había conseguido el título de abogado: solicitando por carta al presidente del Colegio de Abogados de Cáceres un certificado que le acreditase como una persona de conducta intachable y afecto al régimen. A este certificado le añadió: “y está matriculado en este colegio de abogados”. Con este documento consiguió el ascenso, y cuando alguien le pedía su expediente académico se excusaba diciendo que se lo habían quemado durante la guerra.

5 de junio de 2020

JUICIO ANIMAL


Antiguamente, a los jueces, no les basaba con encarcelar a personas, sino que también castigaban a los animales. El animal, autor de un delito: buey, asno, caballo, perro, etc., era detenido, encarcelado y juzgado, y si venía al caso, era públicamente ejecutado, en castigo de sus fechorías.

El procedimiento era distinto para cada especie de animal. Si era un cuadrúpedo, se le trasladaba ante el tribunal de lo criminal ordinario. El animal acusado de asesinato o de sangre era considerado impuro. La sentencia tenía el objetivo de retirar del comercio la bestia culpable o, al menos, el causante de la desgracia.

Como ejemplo: El 4 de junio de 1034, Juan Levoinier, licenciado en leyes, mayor de edad, condenó a un cerdo que había devorado al niño Lenfaut, vaquero del censo de Clermont, a ser estrangulado en una horca de madera. El 2 de marzo de 1552 el cabildo de Chartres, después de practicada una información, condenó a un cerdo por haber matado a una chica, a ser ahorcado en una horca colocada en el mismo sitio del delito.

4 de junio de 2020

LAS COSAS DEL ESPECTÁCULO-2


La gran actriz francesa Sarah Bernhardt estaba obsesionada con la muerte. Cuando era adolescente, hacía frecuentes visitas al depósito de París para contemplar los cadáveres de los seres abandonados extraídos de las aguas del Sena, y pidió a su madre que le comprara un hermoso ataúd de palo de rosa forrado de satén blanco. El ataúd pasó a formar parte de la leyenda de la actriz. Algunas veces dormía en él, y finalmente fue enterrada en él cuando murió a los setenta y nueve años.

El espectáculo más extravagante y fascinante que jamás se haya visto en Broadway fue la revista de Ziegfel (The Ziegfeld Follies). La cauda era las hermosas chicas de Ziegfeld. Casi la mitad de los gastos para montar esas costosas producciones se iba en vestidos. Estas bellezas de Broadway andaban lánguidamente por el escenario y casi nunca sonreían. Dolores, la más famosa de las chicas de Ziegfeld, no sonrió ni una vez en el escenario en los diez años que pasó con las Follies.

Charles Didelot, puso en el escenario los ballets de San Petersburgo y ejerció una profunda influencia sobre el ballet ruso. En 1796 discurrió un sistema por el cual las bailarinas podían ser levantadas en el aire por medio de alambres, dando la impresión de que volaban. Por medio de alambres, Didelot podía bajar a una bailarina hasta el suelo de modo que pareciese tocarlo con la punta de los pies. Las bailarinas aprendieron pronto a bailar sobre las puntas de los pies sin alambres.

Cuando Mawwell Anderson escribió La Reina Isabel, para Alfred Lunt y Lynn Fontanne, en 1930, se vio que necesitaba muchas correcciones, pero nunca llegaron a realizarse. La temporada de Filadelfia fue un desastre. La siguiente representación se hizo en Baltimore, donde se estrenó la obra en medio de una lluvia torrencial. A la mañana siguiente se presentó Anderson con las páginas corregidas. Confesó que solo podía escribir cuando llovía. En su casa de Rockland County, Nueva York, tenía un sistema para esparcir agua sobre el tejado de su estudio de modo que pudiese oír el ruido de la lluvia al caer cuando lo deseaba.

En los años 1920 a 1930, Charles Chaplin fue el hombre más aclamado del mundo. En una visita que hizo a Londres, el cómico recibió 73 000 cartas en solo dos días.

3 de junio de 2020

CANCIONES EN MI MEMORIA XXXVIII


2 de junio de 2020

HISTORIAS DE LA ANTIGUA ROMA


En su apogeo, alrededor de los años 200 a 250 de nuestra era, el área terrestre del Imperio Romano era aproximadamente de las dimensiones de los Estados Unidos de nuestros días. La población excedía de los 100 millones de habitantes; la ciudad de Roma tenía una población de alrededor de un millón. El Imperio estaba unido por 290 000 kilómetros de calzadas. 

El Circo Máximo de Roma, después de su reconstrucción por Julio César, podía contener a 150 000 personas. Fue agrandado otra vez a principios del Imperio para admitir a 100 000 más.

Soldados veteranos romanos, llamados triarii, llevaban una vestimenta normal de marcha que pesaba 40 kilos. Incluía un casco y un pectoral de bronce, un grueso escudo rectangular hecho de madera forrada con cuero y con refuerzos de hierro, una larga lanza y una espada de 60 centímetros. Los triaii no formaban parte del primer ataque de la batalla. Se mantenían en reserva para dar el golpe decisivo.
Debido a una población que aumenta muy rápidamente, los romanos antiguos construyeron casas de apartamentos. Eran de construcción barata, de una especie de hormigón y normalmente tenían tres pisos.
Para estar preparados para una acción rápida en casos de emergencia, la república romana estableció 500 años antes de Cristo, la posibilidad de tener un rey temporal. El Senado estaba capacitado para nombrar a alguien que tuviera el control supremo sobre Roma por un período especificado, alguien cuya palabra, mientras estaba en el cargo, era la ley. Por eso fue llamado el dictador, de una palabra latina que significa “he dicho”. De ordinario, desempeñaba el cargo durante 6 meses. En el año 458 a. C., el general romano Cincinato fue nombrado dictador para enfrentarse a la amenaza de un ejército que avanzaba. Marchó a la guerra, derrotó al enemigo, regresó y renunció inmediatamente. Cincinato había sido dictador durante 16 días.