19 de agosto de 2018

20 DÍAS-20 IMÁGENES (3)




18 de agosto de 2018

20 DÍAS-20 IMÁGENES (2)



17 de agosto de 2018

20 DÍAS-20 IMÁGENES



16 de agosto de 2018

MODA FEMENINA EN EL SIGLO DE ORO


La moda femenina en el Siglo de Oro se caracterizó por la adopción del “guardainfante” que era una especie de armadura, formada por aros de hierro, cuerdas, ballenas y otros adimentos que daban volumen y solidez a este aparato originario de Flandes y creado para disimular y proteger el embarazo.

Sobre el guardainfante se colocaba la pollera, llamada así por su parecido con el cesto en el que se criaban los pollos. Algunas mujeres se ponían encima el “verdugado”, otro armazón en forma de campana y que servía para ensanchar las caderas.

Encima se llevaba una amplia falda exterior llamada “basquiña”, si estaba abierta por delante se llamaba “saboyana”. Otras variedades de las faldas exteriores eran el “zagalejo”, el “mantero”, la “sarga” y el “guardapiés”. El talle se ajustaba con un apretador acompañado de un corsé llamado “emballenado”. Durante el reinado de Felipe IV se pusieron de moda los escotes armados con ballenas y cartones, muy exagerados hasta el extremo de prohibirse en el año 1639, solo podían llevarlos las prostitutas.

Las telas  eran muy variadas: el “contray”, de procedencia flamenca, el “chamelote” de seda gruesa; el “Armesí y el tabí”. El tejido más elegante era el brocado, que era tan caro que cayó en desuso a mediados del siglo XVII. También se utilizaba mucho el terciopelo de Granada o Toledo.

15 de agosto de 2018

CAJA FUERTE


El termino caja fuerte se utilizó por primera vez en la década de 1800 para describir un armario o cofre que no solamente servía para impedir robar a los ladrones, sino que también podía resistir incendios y derrumbes de edificios. Las cajas modernas siguen conservando esas características.

Se suelen construir con dos piezas de acero que emparedan una pieza de hormigón tratado al que le ha añadido diatomita, que es una tierra rica en sílice, que otorga al hormigón un punto de fusión muy elevado de más de 1700ºC, para que pueda resistir altas temperaturas manteniendo su estructura y vermiculita que también se mezcla con el hormigón, ya que tiene una estructura parecida a la de las palomitas que evita que el calor dañe el contenido de la caja. Aunque el acero es muy duro por sí solo, al añadirle una capa de hormigón, la estructura es difícil de traspasar con un taladro.

Hay diferentes tipos de cerradura, en la actualidad incluyen escáneres de retina o huellas dactilares, aunque las más comunes siguen siendo las de combinación, en la que se introducen tres números distintos para poder abrirla. Las probabilidades de adivinar una combinación de una caja fuerte son de una entre 941 094.