16 de diciembre de 2017

LOS SIETE SABIOS DE GRECIA

Los siete sabios de Grecia fueron: Thales, Bias, Solón, Quilón, Pitaco, Cleóbulo y Periandro.

Thales- Conocido con el sobrenombre de Mildo, ya que en esta villa principal de la Forcia nació en el año 636 a. C. Thales cultivó los estudios filosóficos y matemáticos, penetró en los secretos de la Astronomía y distribuyó el año en 365 días.

Solía decir que la cosa más difícil en el mundo era conocerse a sí mismo; la más fácil, aconsejar a otro;  y la más dulce, satisfacer uno propio sus deseos.

Según él, lo más antiguo es Dios; lo más grande el hogar donde se nace; lo más fuerte, la necesidad, y lo más sabio, el tiempo. Sus tratados del Equinocio y de los Meteoros, son muy importantes.

Bias de Priena- Nació en esta ciudad de la Cária el año 610 a. C. Fue un gran filósofo y se distinguió como magistrado, político y ciudadano. Se dice que cuando la ciudad de Priena estaba amenazada por un asedio, los moradores huyeron llevándose lo más querido, siendo Bias el único que salió con las manos vacías, preguntado cómo iba de esa manera, respondió que todo lo llevaba con él, aludiendo a su ciencia y a su virtud.

La antigüedad le atribuye muchas frases célebres. Afirmaba que era verdaderamente infeliz aquel que no podía sobrellevar con paciencia sus desgracias, y que era enfermedad del espíritu desear cosas imposibles.

Pitaco de Mytilene- Natural de esta ciudad de la isla de Lesbos. Alcanzó gran popularidad como poeta y filósofo, y especialmente como guerrero. En una ocasión en que los de su ciudad provocaron a los atenienses, se ofreció a pelear cuerpo a cuerpo con el general de los enemigos, que siempre había obtenido la victoria en los Juegos Olímpicos, y los venció.

Agradecidos sus compatriotas le invistieron del poder absoluto para que los gobernase, y a los diez años del mando abdicó voluntariamente, habiendo legislado con mucha prudencia. Había nacido el año 649 a. C.

Solón de Atenas- Hijo de Execestides, fue autor del código más famoso de la historia. Entre otros países recorrió Lydia y en su capital Sardes le presentaron alrey Creso, quien le preguntó si había visto cosa más hermosa. Solón contestó, si, los pavos reales, los faisanes y los gallos, en los cuales es tan natural la belleza, como artificiosa es la vuestra.

Este sabio comparaba las leyes con las telas de araña, que solamente cazan mosquitos, y se lamentaba de que a los grandes personajes les perdonara su crédito o el temor. Murió en Chipre y dispuso que sus cenizas se llevaran a Salamina y se esparcieran por todo el territorio.

Quilón de Lacedemonia- Fue éforo de Esparta el año 556 a. C. De este sabio espartano se conservan varias máximas morales y muchos poemas elegiacos. Decía que había tres cosas en el mundo muy importantes: guardar un secreto, saber emplear el tiempo y soportar las injurias sin murmurar de ellas. Cuentan que murió de exceso de gozo, abrazando a su hijo coronado en los Juegos Olímpicos.

Cleóbulo de Tinde- Adquirió gran fama por su habilidad en componer enigmas, así como su hija Cleobulina, a quien se le atribuye el siguiente: un padre tiene doce hijos y cada uno de ellos treinta hijas blancas de un lado y negras del otro, las cuales, aunque imperecederas, mueren cada día. Se refería al año, a los meses y a los días.

Cleobulo odiaba la ingratitud y la infidelidad. Aconsejaba hacer el bien a los amigos para conservarlos, y a los enemigos para adquirirlos y conciliarlos. Murió a los 70 años.

Periandro de Corinto- Conocido con el nombre de Tirano de Corinto, gobernó con prudencia en los primeros años de su reinado, protegió las letras y favoreció las ciencias y las artes. Por problemas con sus vasallos pidió ayuda a su amigo el Tirano de Siracusa. Periandro siguió sus consejos, llegando del castigo a la crueldad. Murió a los 75 años. Fue considerado, a pesar de sus malas artes, uno de los Siete Sabios de Grecia.

15 de diciembre de 2017

DIEZ Y ONCE


Diez

Para los pitagóricos, el diez era el número que resultaba de la suma de la llamada “Tetrakis”, que es el resultado obtenido de la suma 1+2+3+4. Lo mismo pasaba con los dedos de las manos, que también suman diez, por eso se relaciona con lo mítico y lo misterioso. El diez como cifra simbólica se encuentra presente en muchas culturas y pueblos de la antigüedad.

Entre los antiguos griegos, se tenía al número diez como detentado de un significado relacionado con las cualidades más poderosas de la naturaleza. En este número se encontraba contenida toda la perfección posible a la que los seres humanos aspiraban. Era, además, el germen de todo origen; principio y raíz de donde nacía toda criatura. Todo proviene del diez y retorna a él. Es el símbolo de la totalidad y de la perfección.

Once

Es uno de los números considerados como sagrado por numerosos pueblos. Entre ciertas tribus africanas, se asocia al once con todo aquello relacionado con el ocultismo y los métodos adivinatorios. Tenía mucho que ver con los tiempos de la fertilidad y el parto. En ese sentido, el recién nacido recibirá las once clases de energía mediante las que podrá afrontar toda clase de dificultades y conflictos, los cuales, se encuentran por el sendero de la vida.

Es una cifra considerada favorable por la mayoría de los grupos y sectas. La consideración que las logias masónicas hacen al número once, que según estas sociedades secretas, el once adquiere un significado ritual muy importante, el cual consiste en clavar once enseñas en el recipiente donde se coloca el grano para sembrar. Según los masones, se recuerda la unión de quienes han fundado las diferentes logias ateniéndose a un mismo y único pensamiento.

El número once aparece como una especie de clave secreta en la obra de Dante, la Divina Comedia, en la cual se intenta explicar la relación ente la inmanencia y la trascendencia, o entre el mundo de lo más cercano y el mundo lejano, entre el microcosmos y el macrocosmos.


14 de diciembre de 2017

EL SANTUARIO DE DELFOS


El primer templo de Apolo en Delfos, en Grecia, data de finales del II milenio a. n. e. Estaba construido en la ladera sur del monte Parnaso, enmarcado por el acantilado rosado de Rhodini y el acantilado de Phlemboucos, entre los cuales brotaba la fuente sagrada de Castalia.

Los peregrinos llegaban al lugar por mar, desembarcando en el pequeño puerto de Kirrha, o por tierra traspasando el paso de Anchova. A partir del siglo VI, la ciudad de Delfos empezó a obtener ganancias gracias al paso de los peregrinos. En el 548, un incendio destruyó el templo que es reconstruido, esta vez más grande y más bonito, gracias a una suscripción pan helénica.

En los comienzos el oráculo se presentaba una vez al año, al tener cada vez más éxito, los sacerdotes lo celebraban una vez al mes y empleaban dos o tres pitonisas. Los que iban a consultar el oráculo esperaban varios días antes de que llegase su turno. Estas jornadas se consagraban a las ofrendas, los sacrificios y las purificaciones.

La gente se refrescaba en la fuente de Castalia, sobre la cual permanece una frase: “Al buen peregrino le basta una gota, al malo, ni el océano podría lavar su mancha”. El oráculo era caro, la persona que consultaba debía comprar un pastel muy costoso que ofrecía sobre un altar, frente al santuario, después, sobre otro altar sacrificaba una oveja o una cabra.

La pitonisa, intermediaria entre el dios y los hombres, es el personaje más importante del santuario. Según Diodora de Sicilia, las primeras pitonisas eran vírgenes, pero más tarde se reemplazaron por mujeres de unos cincuenta años, casi siempre campesinas de la región.

El día del oráculo, la pitonisa se purificaba con un baño ritual y se vestía de gala. Luego se colocaba en lo más profundo del santuario, sobre un trípode de oro. Seguidamente entraba en trance y se transformaba en la voz de Apolo. Gritaba, se lamentaba, cantaba palabras incomprensibles que el sacerdote interpretaba para darle una respuesta al consultante.

13 de diciembre de 2017

ORIGEN DE LA CONGELACIÓN DE ALIMENTOS


Desde la antigüedad el hombre se dio cuenta de las propiedades del frío para conservar los alimentos. Sabían que evitaba su descomposición y prolongaba su tiempo de uso. Utilizaban los pozos de nieve para ello o en los llamados “vasii nivarii” vasos de nieve por los romanos.

El primer uso del hielo, según parece, ocurrió en la ciudad caldea de Ur, hace cuatro mil años. Allí existían unos pozos de hielo para la conservación de los alimentos. De este pueblo aprendieron los griegos a tomar el hielo en forma de helados, e introdujeron el uso de pozos de nieve en la parte trasera de los hogares, prolongando la vida de éstos con gruesas capas de paja.

Los egipcios nunca utilizaron ese procedimiento, pero si elaboraban, los reposteros del faraón, helados. Los chinos ya usaban el hielo en el siglo IV, los emperadores almacenaban miles de bloques que luego troceaban, según las necesidades, especialmente lo usaban para elaborar sorbetes y helados.

En el siglo XVII, Francis Bacon intentó congelar un pollo, para hacerlo lo rellenó de nieve, que iba reemplazando cuando se iba derritiendo. No consiguió su objetivo.

En 1775, William Cullen obtuvo algo de hielo usando vapor de agua. El proceso de congelación se aceleraba añadiendo ácido sulfúrico, no tuvo éxito. En 1859, los hermanos Edmundo y Fernando Carré, inventaron una máquina para refrigerar jarras. Se trataba de un aparato productos de frío por absorción. En 1884, John Gorrie, creó una máquina frigorífica por aire, utilizando el principio de la expansión del aire, principio que ya se conocía en el siglo XVIII.

David Boyle, en 1872, utilizó amoniaco en el proceso del frío por compresor. Su sistema fue perfeccionado por el alemán Karl von Linde inventó una máquina enfriadora, en 1876. El mismo año Raul Pictet realizó en Londres congelaciones de pistas de patinaje sobre hielo artificial.

Después de la Primera Guerra Mundial, Clarence Birdseye descubrió que la clave estaba en la congelación rápida. En 1923 experimentó con carne de conejo. Su método era empaquetar los alimentos entre placas congeladas.

Los primeros alimentos congelados se empezaron a vender en 1930, en la ciudad norteamericana de Springfield. Poco tiempo después apareció el congelador doméstico.

12 de diciembre de 2017

MESES Y FLORES



Enero-Clavel

El clavel representa el orgullo, la belleza, la admiración y la gratitud. Esta flor suele asociarse con la fascinación. Originario de Asia donde se cultivan desde hace 2000 años, es una flor de invierno. Se asocia a la alegría y al encanto. El clavel rojo expresa la admiración hacia la persona amada, el blanco es el puro amor, el amarillo es decepción y desengaño.

Febrero-Iris

Representa la fe, el valor, la sabiduría y la esperanza. En la Antigua Grecia, la flor iris personifica el arco iris, que era el mensajero de los dioses, el lazo de unión entre el cielo y la tierra.

Marzo-Narciso

Esta flor brota a finales de invierno, con su color amarillo, personifica el renacer a la vida, unos nuevos comienzos. La vuelta a la juventud. Son símbolo de felicidad y alegría.

Abril-Margarita

El origen de la margarita cuentan que se debe a una ninfa que se transformó en una encantadora flor silvestre para escapar a una atención no deseada. Personifica la alegría e inocencia juvenil, es la esencia de la feliz primavera.

Mayo-Lirio o Lilium

También llamada azucena de río, representa el candor, la majestuosidad y la pureza. Los lirios eran venerados por los antiguos griegos que creían que brotaban de la leche de Hera, reina de las diosas. También asociados a la Virgen María, representan virtud, pureza de corazón y honor.

Junio-Rosa

Símbolo del amor y la pasión. Cada color tiene un significado distinto y el número de flores lleva su propio mensaje. La rosa representa belleza, perfección, salud y riqueza.

Julio-Delfinium

Simboliza un corazón abierto y un ardiente afecto. Sus suaves colores y aromas le dan un encanto natural. Sugieren una sensación de desenfado y ligereza.

Agosto-Gladiolo

Representa la fuerza e integridad moral. Su nombre procede de la palabra latina gladiolus, que significa espada. En la época de los romanos era entregada a los gladiadores que triunfaban. Representa la fuerza y la sinceridad.

Septiembre-Aster

Se le han atribuido poderes mágicos. Antiguamente se creía que si quemaban las hojas de aster, su perfume ahuyentaba el mal. Está considerada como un talismán de amor y símbolo de elegancia.

Octubre-Caléndula

Representa afecto y gracia. Brillante y colorida, de flores grandes y anaranjadas.

Noviembre-Crisantemo

Símbolo del sol, eran muy apreciadas en la antigüedad. Para los japoneses representan la perfección. Se dice que si se coloca un pétalo en el fondo de un vaso de vino, aporta una larga y saludable vida.

Diciembre-Poinsetia

Simboliza la alegría y felicidad. Se la relaciona con el éxito y la buena suerte. Es de origen mexicano.