28 de junio de 2017

CURIOSIDADES DEPORTIVAS (2)


El baloncesto es el único deporte completamente americano. Lo inventó James Naismith, entrenador de la Escuela de Entrenamiento, de la YMCA, en Springfield, Massachussets, en diciembre de 1891. Sus estudiantes se quejaban de las aburridas clases de gimnasia. Después de mucho pensar y ensayar, Naismith imaginó un juego con dos canastas de melocotones y un balón de futbol. Pocos años después se jugaba al baloncesto en toda la nación, y después de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en uno de los principales deportes internacionales.

El italiano Tazio Nuvolari, considerado uno de los conductores de coches de carreras más intrépidos y uno de los mejores de todos los tiempos, ganó el Mille Miglia30 de 1930 debido al interruptor de las luces. Conduciendo un Alfa Romeo, perseguía al Masserati conducido por Achille Varzi. Como la última parte de la carrera se hacía ya de noche, Nuvolari apagó sus luces, dejando que su oponente creyera que se había adelantado mucho y que podía permitirse reducir la velocidad. Nuvolari alcanzó rápidamente al desprevenido Varzi. Faltando tan solo unos cuantos kilómetros para llegar a la meta, Nuvolari encendió sus luces, rebasó al Masserati y ganó la carrera.

Dos hermanos de Lanchashire, Inglaterra, llevaron a la industria del algodón a Moscú en 1903. Uno de los hermanos fundó el primer equipo ruso de futbol, el Morozovtsi, el cual conservó el campeonato nacional de fútbol ruso hasta 1914.

Los corredores de pista nunca habían arrancado, en la pistas, agachados cuando se daba la señal de salida, hasta que Michel Murphy lo propuso en 1908. Esta postura permite a los corredores lanzarse y alcanzar su velocidad máxima casi de inmediato. Murphy entrenó a la Universidad de Yale, a la Universidad de Pennsylvania y a equipos olímpicos de Estados Unidos.

O. J. Simpson sufrió un ataque de raquitismo y usaba protesis en las piernas cuando era un niño. El corredor Glenn Cunningham sufrió graves quemaduras cuando tenía ocho años y le dijeron que nunca volvería a caminar, tardó más de dos años para enderezar su pierna derecha. Ambos ostentan grandes récords. Simpson en el fútbol americano y Cunningham en el atletismo.

CURIOSIDADES DEPORTIVAS

26 de junio de 2017

EL TRAJE DE UN ARTIFICIERO


Los artificieros para desactivar bombas deben tener mano firme, cuando entran en acción están cubiertos por un operador de contramedidas electrónicas, que utiliza inhibidores de señales para impedir que los enemigos detonen artefactos explosivos controlados por radio. Además se visten con unos trajes especiales resistentes a las explosiones fabricado con fibras de Kevlar (poliamida que soporta altas temperaturas) y rellenas con 35 kilos de espuma de alta densidad y placas balísticas de cerámica.

Este equipo resiste metralla y ondas expansivas. El casco está fabricado con capas a prueba de balas de fibra aramida (fibra sintética muy resistente) y revestidas con espuma absorbente, está diseñado para prevenir los traumatismos en el cráneo. El llamado collarín envuelve por completo el cuello y se une con el casco para proteger contra el impacto de la explosión.

Los paneles balísticos rígidos se utilizan para proteger la garganta, el torso y las ingles, resisten la metralla y protegen el cuerpo contra la presión. La chaqueta está fabricada  en Kevlar con una cubierta retardante del fuego, además incorpora un protector articulado de la espina dorsal por si el artificiero es lanzado contra el suelo.

El casco lleva un sistema de ventilación que puede funcionar de manera continuada hasta cinco horas. Para refrigerar el traje se bombea agua helada por una red de capilares que van cosidos al tejido interior, eso ayuda a evitar el sobrecalentamiento.

En el brazo llevan un módulo de control que les permite controlar las funciones del caso y del resto del sistema de comunicaciones. En los pantalones, por si existe alguna urgencia médica, llevan unos tirantes con unas hebillas de liberación rápida. En la parte trasera de cada pierna del pantalón llevan una cremallera.

25 de junio de 2017

HISTORIA DE LA ASPIRINA


En la antigua Grecia, los médicos recomendaban a sus pacientes para aliviar el dolor de cabeza, un preparado que llevaba corteza de sauce. Para obtenerla, molían la corteza de la que se sacaba el salicilato, polvo en cristales de sal formados por el ácido. Ese remedio tenía algunos inconvenientes: provocaba hemorroides e irritaba el estómago. De esa antigua receta es la actual aspirina, que se encuentra de manera natural en el sauce y en la hierba ulmaria o reina de los prados.

Henri Leroux, farmacéutico francés, extrajo en 1829 del sauce la salicilina. Y en 1854, Karl Frederich von Gerhardt, químico alsaciano, descubrió el ácido acetilsalicílico, la Aspirina. No tuvo demasiado éxito,  y pronto cayó en el olvido. En 1893, Felix Horffman, químico alemán de la Casa Bayer, buscaba un remedio para aliviar la artritis que sufría su padre, y recurrió a los antiguos medios a base de salicina, que ya estaban olvidados. Aplicó a su padre una fuerte dosis, y le hizo efecto.

A partir de ese momento, los químicos de Bayer entendieron la gran eficacia del medicamento. Empezaron a fabricarlo utilizando la planta original: la ulmaria. La Aspirina fue lanzada al mercado en 1899 en forma de polvos, convirtiéndose en el producto estrella de la medicina popular.

La Aspirina en polvo era un lío para prepararlo, así durante la Primera Guerra Mundial, en 1915, la Casa Bayer lanzó la Aspirina en tabletas. La marca era de propiedad alemana, y al final de la gran guerra, pactado en Versalles en 1919, los aliados se quedaron con la patente de la Aspirina. Dos años después la Aspirina fue proclamada propiedad de toda la Humanidad, y de esa manera cualquiera podía fabricarla sin necesidad de pagas derechos.

24 de junio de 2017

LIBROS


Colón llevaba en su primer viaje al Nuevo Mundo una copia del libro de Marco Polo, en el que narraba su odisea de 22 años de viajes a China en el siglo XIII.

Un factor para conservar el persa como lenguaje del moderno, Irán, evitando su sustitución por el árabe, fue que el poeta del siglo XI, Firdausi, escribiera en persa “El Libro de los Reyes”, un poema de 60.000 versos, en el que se cuenta la historia de los reyes de Persia, desde sus principios legendarios hasta Khosru II en el siglo VII. Se ha conservado como el gran poema nacional y una obra de gran valor literario.

En el siglo XII, el trabajo científico más importante era traducir. Los libros de los eruditos árabes, quienes durante siglos habían conservado las obras de los filósofos griegos por medio de traducciones y comentarios, empezaron a ser escritos en latín.

Los libros de coplas, libros de historietas de su época, fueron llamados así por los coplistas y buhoneros que los vendían por las calles. Su precio era muy económico y estaban muy mal ilustrados. En 1862, uno de estos libros fue “El Cautiverio de Mary Rowlandson”, un relato acerca de una mujer capturada por los indios. Se vendieron 5 millones de ejemplares. Estos libros lograron su mayor prestigio a principios del siglo XIX, pero desaparecieron con el estallido de la Guerra Civil de los Estados Unidos.

El primer libro para niños publicado en Estados Unidos fue escrito por el predicador John Cotton, y fue editado en Cambridge, Massachusetts, en 1646. Su título era “Leche Espiritual para las criaturas bostonianas de ambas Inglaterras, sacada de los pechos de ambos testamentos para la nutrición de sus almas”.


En el siglo XV los copistas de manuscritos habían fundado talleres de producción masiva capaces de producir muchos libros. En un pedido hecho en el año 1437 se solicitaban 200 copias de los Salmos Penitenciales, 200 Dísticos (pareados) de Catón en flamenco y 400 de un pequeño libro de oraciones.

23 de junio de 2017

AUGUSTE ESCOFFIER


Auguste Escoffier (1846-1935), fue un cocinero, restaurador y escritor francés que se ganó el título de “rey de los cocineros y cocinero de reyes”, ya que cocinó para todos los reyes de su tiempo, incluido el Káiser de Rusia Guillermo II.

Empezó como aprendiz a los 12 años en un hotel de Niza, a los 18 años lo llevaron a París, pero cuando realmente empezó a destacar fue a los 35 años. Escoffier llevó la cocina francesa a Inglaterra, ya que estuvo ocho años en el Hotel Savoy y 23 años en el Carlton, donde estuvo hasta 1921. Los rigió con autoridad y superioridad, lo que hizo de él uno de los personajes más conocidos del mundo.

En 1873 fundó la revista L’Art Culinaire. Escribió un libro “La Guide Culinaire”, escrita sobre todo para los profesionales y de la que se han publicado infinidad de ediciones por considerarse de la Belle époque. Además publicó otros dos libros: “Mi cocina” y “Carnet d’Epicure”.

Escoffier estableció las características ideales de un cocinero: deber ser limpio, llevar siempre el uniforme, ser puntual, que no fume, no beba y no grite. Además a él se le debe la división de las cocinas en equipos: cocina fría, cocina caliente y repostería.

La fama de Escoffier fue enorme, las cinco mil recetas de su libro fueron la insignia de las cocinas del mundo. Luchó toda su vida para ayudar a los cocineros que tenían problemas, para ellos publicó el “Proyecto de Mutua Asistencia para la Extinción del Pauperismo, en 1910. Era un personaje de prestigio mundial cuando murió.