10 de diciembre de 2017

EL PRIMER VUELO COMERCIAL


El primer vuelo comercial se llevó a cabo el 1 d enero de 1914, quien lo hizo fue el piloto Tony Jannus que llevó a un pasajero, en su biplano Benoist XIV, al otro lado de la bahía de Tampa. Cuatro meses después, 1.200 pasajeros habían realizado el vuelo de 23 minutos de duración para cruzar la bahía, cada uno pagó 5 dólares.

El primer avión de pasajeros surgió cuando la Ford compró en 1925 la compañía Stout Aircraft y comenzó la construcción del Ford Trimotor. Estos primeros aviones tenían una capacidad para 12 personas.

Casi a la vez, Juan Trippe fundó la Pan American Ariways, que fue la primera aerolínea estadounidense en viajar al extranjero. Sus primeros aviones, Boeing Clippers volaban entre Estados Unidos y Europa. En 1945 la empresa compró 20 Boeing 377 Stratocruiser, aviones de lujo con moto a propulsión que tenían dos cubiertas de pasajeros, cabinas presurizadas y aire acondicionado, todo un lujo a la hora de viajar. Tiempo después fueron sustituidos por los aviones a reacción.

Detalles del Boeing 377 Stratocruiser

  • El avión era propulsado por cuatro motores de 3.500 Hp que alcanzaban los 603 Kn/h 
  • La tripulación tenía más espacio que en otros aviones, disponían de asientos, equipos, instrumentos, controles, lo que hacía más fácil el trabajo. 
  • Las cabinas estaban presurizadas, contaban con un sistema de aire acondicionado que filtraba el polvo y el humo de los cigarrillos. Podían viajar 63 pasajeros
  • En las cabinas de lujo, especialmente diseñadas para los viajes de negocios o familias, cabían hasta 5 pasajeros, además, tenía camas. 
  • El lavabo de mujeres tenía un sofá, dos mesas de tocador, espejos de cuerpo entero y dos lavabos. 
  • Los asientos del avión era reclinables y controlables, tenían un botón para llamar a la azafata y una señal de ocupado. 
  • Los mejores chefs eran los encargados de preparar las comidas. La cocina del avión era de acero inoxidable. 
  • En la cubierta inferior se encontraba la sala VIP. Contaba con 14 sillones, mesas y bar.

9 de diciembre de 2017

MI ÚLTIMO INVIERNO EN LA ISLA


Alguna vez en tu vida saldrás de viaje. Será el viaje más largo y más importante que harás. Será el viaje para encontrarte a ti mismo. 

S. Sheppard

8 de diciembre de 2017

PRIMERA FLOTA CON RUMBO AUSTRALIA


La tasa de criminalidad fue en aumento en el siglo XVIII en Gran Bretaña, por esa razón, para evitar ahorcamientos, en 1718 entró en vigor el Acta de Transporte. El acta era una manera legal de enviar lejos a los delincuentes y que trabajasen para las colonias. La decisión fue enviarlos a una región al otro lado del mundo: Australia. La primera flota zarpó hacia Australia el 13 de mayo de 1787.

13 de mayo 1787- 11 naves cargadas con más de 1.420 nuevos colonos, de los que la mitad eran convictos, zarpan en una travesía hacia el otro lado del mundo, que duraría más de ocho meses. Entre los víveres se incluían varios animales, como conejos, cerdos, ovejas, caballos y ratas.

3 de junio de 1787- Después de haber sobrevivido a un motín muy bien planificado que no tuvo ningún éxito, la flota llegó a las Islas Canarias, a Tenerife, donde se reabasteció de comida y agua y permaneció atracada una semana. Un convicto intentó escapar, pero en general todos obedecían las órdenes.

5 agosto de 1787- El viaje por el Atlántico hacia Sudamérica fue muy caluroso e incómodo. Las enfermedades, los parásitos y las cucarachas se extendían, al mismo tiempo, el agua era racionada. Las consecuencias, varios convictos murieron. Cuando la flota llegó a Río de Janeiro, el almirante Phillip ordenó limpiar los barcos a fondo.

13 octubre de 1787- A pesar de los castigos por conductas inmorales, la promiscuidad era frecuente a bordo de las naves, sobre todo cuando las convictas eran sacadas a cubierta para hacer ejercicio. Algunas se quedaron embarazadas cuando la flota alcanzó el extremo sur de África, donde atracó para reponer provisiones.

18 enero de 1788- Después de haber cruzado los horribles vendavales que se encuentran por debajo del paralelo 40 al sur, la primera flota se dirigió a Australia a través del Índico, avistando van Diemenslandt (Tasmania) en el camino antes de llegar a la bahía de Botany en la costa este. Había recorrido más de 24.000 kilómetros, perdiendo solo un 3% del pasaje y ningún barco.


7 de diciembre de 2017

HISTORIAS DE LOPE DE VEGA


Félix Lope de Vega Carpio (1562-1635) escribió entre 1.500 y 2.200 obras de teatro, que harían un total de unas 133.000 páginas, con unos 21.000.000 de versos, de los cuales solo se conservan unas 426 obras y 42 autos sacramentales. Esta actividad creativa empezó muy pronto. Parece ser que Lope de Vega ya leía en latín a los cinco años y tradujo a Claudio cuando tenía diez. A los doce, además de saber tocar instrumentos musicales, cantar y manejar la espada con habilidad, había completado su primera obra en cuatro actos: El verdadero amante.

A pesar de de su precocidad y genio, siempre se mostró acomplejado por su origen plebeyo, provenía de una humilde familia santanderina de la Vega de Carriedo, por lo que al empezar su actividad literario añadió a su nombre su segundo apellido: “Y carpio”, que en realidad pertenecía a un tío suyo, inquisidor de Sevilla. Luis de Gongora, se burlaba de Lope, ya que él si había tenido cuna noble.

Después de su precocidad intelectual, Lope de Vega se alistó en la Armada Invencible, fue secretario del duque de Alba (1590), del marqués de Malpica (1596), del conde de Lemos (1598) y del duque de Sessa.

Vivió una vida sentimental muy movidita. Mantuvo una relación amorosa con Elena Osorio, la hija casada de Jerónimo Velázquez, su primer mentor, durante cinco años, que terminaría cuando Velázquez le demandó por calumnia y ganó el proceso.

Después se casó con Isabel de Urbina, con la que tuvo un hijo, la siguiente fue Micaela Luján, con quien tuvo entre cuatro y siete hijos ilegítimos, a los que no reconoció. A lo largo de su vida solo reconoció a su hijo Carlos, tenido con su segunda esposa, Juana de Guardo. A los sesenta años, mantuvo relaciones con Marta de Nevares Santoya, que le dio dos hijos y con Jerónima de Burgos.

Lope de Vega murió a los 72 años, el 27 de agosto de 1635, a causa de una enfermedad se dice que propiciada por las continuas flagelaciones a que se sometía a su viejo cuerpo. Su protector, el duque de Sosa, le hizo un homenaje con un funeral que duró nueve días.

6 de diciembre de 2017

OPINIONES SOBRE LA CORTE DE VERSALLES


Horace Walpole, IV conde de Oxford, político, escritor y arquitecto británico, describe un baile en la Corte de Versalles en el año 1775. Esta fiesta a la que asistió, solemnizó la boda de madame Clotilde, hermana de Luis XVI, con el príncipe de Piamonte, hijo del rey de Cerdeña.

Dice Walpole:

“La noche pasada me introduje en el baile y como tengo buenos amigos, éstos me acomodaron en el banco de los embajadores, justamente detrás de los soberanos y de la familia real. El baile tenía lugar en la sala de espectáculos, donde el gusto supera la riqueza…

Se bailaron ocho minués. No había belleza en las damas, la reina las superaba a todas. Después de los minués se bailó contradanzas, muy obstaculizadas por las colas larguísimas y los enormes miriñaques. Durante los descansos se ofrecía a los contertulios inmensas canastillas llenas de melocotones, naranjas y mandarinas, así como bizcochos, helados, agua y vino. El baile tan solo duró dos horas…”

Arturo Young, economista y agrónomo inglés, que viajaba para estudiar el estado económico de algunos países, describe la ceremonia de imposición de la Orden del Saint Esprit al duque de Berry en Versalles en el año 1787. Después de la ceremonia se verificó la comida del rey, que tuvo lugar en público.

“El rey estaba sentado; sus dos hermanos, a ambos lados, y por su tiesura e indiferencia bien demostraba su descontento por no haber ido de caza…

Después de la ceremonia, el rey y los caballeros del Saint Esprit se encaminaron a una sala donde estaba preparada la comida del rey; al paso saludamos a la reina (María Antonieta).

…Su majestad, que es la mujer más bella que he conocido, recibía los homenajes que le rendían de muy distintas maneras, según de quien provenían; a unos saludaba, con otros hablaba, había a quien contestaba con frialdad y había también a quien tenía a distancia…

…Esta comida del rey, presenciada por quien quería, pues en estando decentemente vestido no se niega la entrada a nadie, es más singular que magnífica…

…La reina se sentó a la mesa, pero no probó bocado…

…Para mí hubiera sido una comida detestable. No concibo cómo los soberanos no dan un escobazo a todas estas absurdas fórmulas. Pues si los reyes no puedes comer a gusto, como sus súbditos se ven privados de muchos placeres, etc., etc…”