22 de julio de 2019

MESES DEL AÑO



La palabra calendario deriva del latín calendae, nombre con el que los latinos indicaban el primer día del mes. Cuando los romanos querían indicar que una cosa no se realizaría nunca decían que aquello se haría “ad calendas groecas”, o sea, nunca.

Almanaque procede del hispanoárabe “manah”, que quería decir parada de un viaje, signo del zodiaco y finalmente calendario.

El año se divide en doce meses con nombres de origen muy claro, todos procedentes del latín:

Enero deriva de Ianuarius, mes Jano, viejo dios con origen etrusco, símbolo del Sol y de la Luna y que tenía dos caras.

Febrero era el mes de la purificación, Februus, de Februarius. En su segunda quincena se celebraban las fiestas Lupercales, con purificaciones de los vivos y conmemoración de los difuntos.

Marzo estaba dedicado a Marte, el dios de la guerra, el antiguo Ares de los griegos, en Roma empezaba el año este mes. Según la tradición, Marte era el padre de Rómulo, fundador de la ciudad.

Abril era el mes en que se abrían Aprilís, las fuerzas de la naturaleza para la evolución de los vegetales. Es el mes de la primavera, en que la potencia genérica se abre con mayor intensidad en las mujeres y los hombres.

Mayo conmemoraba a Maia, hija de Allante, madre de Mercurio y símbolo de la festividad de los cereales.

Juno es el mes, según algunos descendía Juno, la reina del Olimpo, esposa de Júpiter. Según otros el nombre procede de Lucius Iunius Brutus, quien capitaneó la revolución que destronó al último rey de Roma e instauró la República.

Julio está dedicado a Iulius Caesar, nacido de un parto difícil provocado por una operación que todos conocemos: cesárea.

Agosto estaba dedicado a Cesar Octavio Augusto, primer emperador de Roma.

Septiembre procede de septem, siete. La razón es que era el séptimo mes cuando el año empezaba en marzo.

Octubre, de octo, ocho.
Noviembre, de novem, nueve.
Diciembre, de decem, diez.

21 de julio de 2019

LAS MALDADES DE BERNABÉ VISCONTI


El director de cine Luchino Visconti era descendiente de los grandes señores de Milán, sus antepasados eran poco refinados y sensibles. Uno de ellos su antepasado, Bernabé Visconti (1323-1385), señor de Milán entre los años 1349 y 1385, recibió un día a dos frailes que se quejaban de los colosales impuestos que pagaban, Bernabé les atendió con una amplia sonrisa y después los hizo ensartar en un asador y asarlos como si fueran pollos.

En otra ocasión como buen apasionado por la caza, mantenía a cinco mil perros y prohibió que nadie en Milán tuviese ninguno. Dos veces al mes los revisaba y si estaban delgados hacía azotar a sus cuidadores porque no los cuidaban bien, y si estaban gordos los hacía azotar porque no estaban agiles.

Un día encontró a un chico con una ballesta que se dirigía a cazar pájaros y vio que el joven , para disparar, cerraba un ojo. Bernabé le preguntó por qué lo hacía. El muchacho le contestó que para apuntar mejor. Entonces Bernabé llamó a un siervo e hizo que le sacase el ojo que cerraba cuando disparaba, diciéndoles que de este modo le libraba del cansancio de cerrarlo otra vez.

En otra ocasión, el papa, a quien habían llegado las noticias de sus barbaridades, le mandó dos prelados con una bula probatoria. Bernabé recibió a los dos prelados, se puso a reír y una vez leyó la bula dijo a los prelados:

-¿Qué preferís, comer o beber?
-Señor, no tenemos sed.
-Entonces comeréis.

Para salvar la vida a los prelados tuvieron que comerse el pergamino en que estaba escrita la bula, los sellos de cera y los cordones de seda, mientras Bernabé y sus secuaces reían a carcajadas.

20 de julio de 2019

PERSONAJES Y SUS HISTORIAS-3


El banquete del Toisón de Oro que ofreció a Carlos V en Barcelona, en 1591, consistió en 72 platos y duró dos días.

En el año 2 a. C., al morir el príncipe Yamato-hiko, hermano del emperador de Japón, todo su séquito fue enterrado vivo juntó a él en su tumba real. durante días se oyeron los gritos de terror y la agonía de los sepultados. La experiencia fue tan espantosa que el emperador, a la muerte de su esposa, decidió encargar a los artesanos efigies de hombres que sustituyeran a los vivos.

Los conocimientos médicos de Shakespeare eran más que notables, según un informe publicado por la revista New Scientist y firmado por Lance Fogen. En un repaso minucioso a su obra, Fogen ha encontrado que el poeta conocía la anatomía ocular, la estructura del cerebro, los efectos del alcohol, los síntomas de la sífilis, etcétera.

Robert Hagg fue arrestado por contrabando de meteoritos. En Argentina se hizo con una roca galáctica de 37 toneladas, por la que pagó 4 millones de pesetas. Cuando se disponía a sacar del país el meteorito, fue detenido por la policía y se le confisco la mercancía.

El escritor inglés del siglo XVIII, Samuel Johnson, era un obsesivo patológico que, al pasar por una puerta, se contorsionaba y retorcía como si realizara un rito; luego daba un salto a través del umbral, como si se tratara de una apuesta. Los desconocidos se quedaban asombrados cuando lo veían.

Al rey Ismail de Marruecos, que vivió en el silgo XVIII, se le atribuyen 1056 hijos.

El famoso carnicero de Hannover, que realizó treinta homicidios, descuartizó los cadáveres y vendió la carne en el mercado negro durante la crisis económica. Después del juicio, y antes de ser decapitado en 1925, expresó como último deseo que en su tumba apareciera el siguiente epígrafe: “Aquí descansa el Exterminador”.

El cadáver del poeta inglés Percy Bysshe Shelley, quemado según sus deseos, quedó carbonizado, aunque el corazón permaneció intacto. Su amigo Edward Trewanley, que asistió a la cremación, rescató el órgano de las cenizas y se lo envió a su viuda Mary.

19 de julio de 2019

MÁS CERCA AÚN



...Me encanta porque me miras como si fuese lo mejor que te ha pasado...

18 de julio de 2019

MADEMOISELLE DE MONTPENSIER Y EL DUQUE DE LAUZUN


Anne Marie Louise d’Orléans, duquesa de Montpensier, fue una persona muy destacada en el siglo XVII. Era prima hermana del rey Luis XIV. Poseía una gran fortuna, más de un millón de francos de rentas solo en tierras, además de ser una de las heroínas de la Fronde. Se la conocía por el nombre de la “Grande Mademoiselle”.

Era muy orgullosa y por esa razón rechazó a todos los soberanos de Europa, creyéndose muy superior a todos ellos. A los cuarenta y dos años se enamoro locamente de Antoine Nompar de Caumont, duque de Lauzun, un segundón gentilhombre, por el que cometió mil extravagancias.

Después de haber consentido su primo el rey que se casase con él, se desdijo y mandó encarcelara Lauzun (ella lo sacó de la cárcel haciendo una donación al duque de Maine, hijo adúltero del rey y de madame de Montespán).

Termino casándose en secreto. Su vida conyugal fue un infierno, enfrentándose constantemente por culpa de sus caracteres indomables y orgullosos. Él nunca la quiso. Cuentan que al final se insultaban y hasta se pegaban.

En algunos capítulos de sus memorias, madeimoselle de Montpensier, desilusionada de Lauzun arremete contra él, viéndole tal y como era, como todos lo habían visto siempre, menos ella, cegada por su loco amor.