17 de octubre de 2017

PAPAS CON HISTORIA (5)


-Celestino V renunció al pontificado. Antes de hacerlo se aseguró tres días antes mediante la publicación de una bula por la que se utilizaría el mismo procedimiento para la elección de un papa, después del fallecimiento del anterior, en el caso de una renuncia. Tres días después dimitió abandonando el solio pontificio. Celestino V, ahora Pedro Angelario del Morrone confiaba en poder regresar a su vida de ermitaño, pero el nuevo papa Bonifacio VIII se lo impidió. Tratado con la dignidad de un papa murió el 19 de mayo de 1296 en Cartel Fumone bajo vigilancia pontificia. Diez años después de su muerte fue canonizado. Por cierto, sus restos fueron robados en 1988 en una iglesia de Aquila. Fueron recuperados por la policía un día y medio después en un cementerio de Amatrice, pueblo cercano a Aquila.

-Bajo el pontificado de Juan XV en el año 993 y en la ciudad de Letran se realizó la primera beatificación, el elegido fue Ulrico, obispo de Ausgburgo.

-Un rico comerciante veneciano decidió donar una perla de gran tamaño a la iglesia si se restablecía de una importante enfermedad, el comerciante mejoró y cumplió su promesa regalando la perla. El problema vino cuando se descubrió que aquella perla formaba parte del relicario que contenía los cráneos de San Pedro y San Pablo. Clemente VI ordenó una investigación que llevó a la detención de dos ladrones.

En su poder encontraron doce perlas más, tres rubíes y un zafiro todas ellas parte del relicario. Clemente VI decidió la pena a la que serían condenados los ladrones. Los dos hombres fueron expuestos durante cuatro días a la ira del pueblo encerrados en tres pequeñas jaulas en la iglesia de Santa María de Araceli. Después un caballo los arrastró por las calles de Roma atados por los pies. En Letrán (en este lugar está la Basílica de San Juan de Letrán), les fueron cortadas la mano derecha y quemados vivos en la hoguera.

El comerciante veneciano fue también detenido, atado de pies y manos sobre un burro y llevado a Letrán en donde fue torturado y ahorcado. Posteriormente el papa Clemente VI perdonó a los tres hombres y ordenó una misa como petición de perdón a todos los pecados que habían cometido.

-San Simmaco de Cerdeña fue elegido papa pero en sus años jóvenes había sido pagano. Como pontífice se dedicó a los pobres ordenando construir hospitales y decidió triplicar el presupuesto para limosnas.

-A Pablo VI durante sus viajes pastorales le gustaba tener a mano una buena biblioteca. En las cajas podía llevar textos filosóficos, religiosos o simples novelas policíacas. Era muy aficionado a las novelas de Agatha Christie.

PAPAS CON HISTORIA (4)

16 de octubre de 2017

YAJIRO EL PIRATA JAPONÉS


Los piratas japoneses operaban con grandes flotas y vestían trajes rojos y sombreros amarillos. Sus principales golpes se dirigían contras las costa de China sus embarcaciones se internaban en el interior del país, saqueando las ciudades alejadas del litoral, descendiendo hasta el sur, llegando hasta el estrecho de Malaca.

Uno de los piratas japoneses fue Yajiro, un samurái del dominio de Satsuma. Era de familia noble muy rica, por diversas circunstancias fue pionero de la Iglesia cristiana en Extremo Oriente. Se convirtió en bandido del mar como consecuencia de haber matado por accidente a un hombre y verse obligado a huir del país. Yajiro, hizo escala en Malaca en el momento en que allí predicaba San Francisco Javier. Aprendió a leer, escribir y hablar portugués y se convirtió al cristianismo, siendo bautizado con el nombre de Paulo de Santa Fé, tenía 36 años.

Acompañó en 1549 al santo hasta Japón a bordo de un barco llamado Junco del Ladrón. Al salir San Francisco de Japón, colocó a Yajiro a la cabeza de la iglesia establecida por él, pero los sacerdotes portugueses estaban celosos del converso japonés, que Yajiro se enfadó, dimitió de sus funciones, acuciado por la pobreza volvió a la piratería. Murió durante una incursión en tierras chinas.

15 de octubre de 2017

PROSTITUCIÓN EN EL SIGLO DE ORO


La reglamentación para ser prostituta en el Siglo de Oro establecía que la postulante debía ser mayor de doce años, huérfana o de padres desconocidos, o abandonada por su familia y que ésta no fuera noble, además de que no fuera virgen. Era obligación del juez, antes de dar su permiso, intentar disuadir a la aspirante con una charla moral. Después de cumplir todos los requisitos, la mujer estaba autorizada a ejercer.

Periódicamente era revisada por el médico de la corte destinado a ello. Una vez al año, el viernes de Cuaresma, las prostitutas eran conducidas por los alguaciles a la iglesia de las Recogidas. Allí el sacerdote las amenazaba con la pena del infierno (en Semana Santa y Cuaresma, los prostíbulos permanecían cerrados). En todas las grandes ciudades desde el siglo XVI existían lugares para mujeres arrepentidas. En Madrid se fundó el primero en 1587 y en 1691 y 1711 se fundaron otros.

Felipe IV, el 4 de febrero de 1623, ordenó el cierre de las mancebías porque solo servían de profanación, de abominaciones, escándalos e inquietudes. La legislación se repitió en 1632 y 1661. Ninguna prostituta española alcanzó la reputación de las venecianas o romanas ni el prestigio de Imperia o Tullia de Brescia, tampoco ningún pintor español eligió como modelo de madonna el rostro de alguna prostituta, como había hecho Rafael.

La tarifa media era medio real en la segunda mitad del siglo XVI, que equivalía a la cuarta parte del salario diario de un peón. Hacia mediados del siglo XVII hay más de 80 mancebías en la Corte, Antoine de Gramont en 1659 decía de la prostitución madrileña: “Después de las diez de la noche cada uno va allí solo, y se quedan todos hasta las cuatro de la mañana en las casas de las cortesanas públicas que saben retenerlos por tantos atractivos… El gasto que hacen en casa de estas cortesanas es excesivo porque nada les parece caro…”.


Valencia fue la ciudad española con mayor índice de prostitución. También destacó Sevilla, donde se calcula que había unas 3.000 en el siglo XVII. Solamente en la Corona de Aragón tenía la Inquisición jurisdicción contra la práctica de la sodomía, la bestialidad y el sexo contra natura.

14 de octubre de 2017

PILOTO DE AVIÓN


El día a día de un piloto de avión empieza noventa minutos antes del despegue, el piloto se reúne con la tripulación de cabina y su copiloto o copilotos para preparar el vuelo. Después imprimen el plan con la información de los sistemas meteorológicos y los aeródromos en la ruta, por si son necesarios en caso de emergencia.

Los pilotos deciden quién va a ser el piloto que vuela (el que despega, aterriza y controla el piloto de emergencia). El piloto que supervisa, es el que hace el papeleo y las llamadas de radio. Las funciones suelen repartirse para que todos tengan la posibilidad de aterrizar y despegar.

Después de un corto recorrido hasta el avión, los pilotos dan una vuelta alrededor del aparato para asegurarse de que todo esté en su sitio y reciben el control del avión de los ingenieros o la tripulación anterior. Una vez a bordo, encienden los sistemas de potencia y se aseguran de que todos los indicadores y botones estén en la posición correcta.

Se introduce la ruta de vuelo en el sistema de navegación por satélite. Luego, el piloto que vuela da las instrucciones sobre los que sucederá en el despegue, para indicar las acciones que se pueden tener que realizar en caso de emergencia. Después de obtener el permiso del control de tráfico aéreo, el avión rueda hasta la pista.

Tras despegar, cuando el avión alcanza la altitud de crucero, se activa el piloto automático. Para ajustar la velocidad o la altitud, el piloto introduce la información en el piloto automático para que pueda realizar las acciones necesarias. A lo largo del vuelo, el piloto que vuela comprueba los sistemas de la cabina de vuelo, mientras el copiloto mantiene un registro de las acciones.

Una hora antes de aterrizar (en vuelos largos), los pilotos recopilan toda la información del descenso para comentar la ruta de llegada, la meteorología y las opciones alternativas de aterrizaje en caso de que el aeropuerto de destino no esté disponible debido a condiciones climatológicas adversas o el cierre de alguna pista. Si la visibilidad es buena, el piloto aterrizará usando los controles manuales, si no es así se usará el piloto automático para aterrizar.

Una vez que el avión llega hasta la terminal y todos los pasajeros han desembarcado, los pilotos ponen los controles en sus posiciones correctas y apagan la potencia del avión. 

13 de octubre de 2017

HARENES


Zingua, reina de Angola a principios del siglo XVII, era ninfómana. Contaba con un gran harén que estaba a su disposición en cualquier momento del día y de la noche. Organizaba combates a muerte entre sus esclavos y como premio al ganador le ofrecía su cuerpo, pasada la noche de pasión, el amante ganador también moría. Al cumplir los setenta y siete años, se convirtió al catolicismo y su vida cambió por completo.

Parece ser que el rey Salomón tenía un harén de 1.000 mujeres, 700 esposas y 300 concubinas. Además del harén tuvo numerosos romances con otras mujeres: la reina de Saba Balkis, con quien tuvo un hijo, Menelik.

El Cardenal Richelieu mantuvo numerosas aventuras amorosas con cortesanas. Cuenta la leyenda que pagó cincuenta mil coronas por pasar una noche con Ninón de Lenclos, la más famosa cortesana de la época. Ella aceptó el dinero y envió a una amiga como sustituta.

Jahangir, emperador mogol de la India, poseía un harén de 300 esposas, 5.000 concubinas y 1.000 jovencitos. Además, poseía 12.000 elefantes, 10.000 bueyes, 3.000 venados, 2.000 camellos, 100 leones, 500 búfalos, 10.000 palomas mensajeras y 4.000 perros.

Muley Ismail Es Semin, último emperador jarifiano de Marruecos, también conocido como El sediento de sangre, tuvo 1.056 hijos, 700 de ellos chicos. Los tuvo con sus 8.000 concubinas y esposas.

El califa Abderramán II de Córdoba solo hacía el amor con mujeres vírgenes, nunca repetía con la misma.