20 de marzo de 2017

GALEÓN



El galeón fue un invento hispano-portugués del siglo XVI, que más tarde lo copiaron en todas las marinas del mundo. Era ágil, manejable, ligero y muy rápido. Especialmente diseñado para transportar las toneladas de plata del Nuevo Mundo en los viajes transoceánicos.

El nombre del barco proviene de la galera por su parecido con ella: baja y muy alargada. La proporción entre la manga y la eslora, o lo que es lo mismo; el ancho y el largo, de un galeón era de cuatro a uno. El castillo de popa era algo más elevado, al estar en pendiente, de lejos se asemejaba a una luna en cuarto menguante. Su peso era de unas 150 toneladas al principio, a mediados de 1550 su peso era de 350 toneladas, llegando más tarde a 750 y 1000 toneladas.

El galeón estaba construido como buque de guerra, a su vez tenía una gran capacidad para transportar mercancías y plata de las Indias. Al ser bajo, era una plataforma estable para montar los cañones a los costados, 20 0 30 a un solo nivel, de esa manera se disparaba con mayor precisión. En un galeón las piezas de artillería estaban dispuestas de forma ordenada para aumentar su eficacia y la potencia de fuego. Además estaba diseñado para soportar el fuego de la artillería enemiga, así que era más resistente que los demás barcos.

El aparejo del galeón era un combinado de aparejo redondo y de latino. El redondo era un velamen cuadrado, muy útil para navegar con viento de popa. El latino o vela triangular se utilizaba para navegar con el viento en contra. El aparejo cuadrado estaba situado en los palos del trinquete, primer palo desde la proa y mayor, la mesana, el palo más cerca de la proa, era latino, combinando las posibilidades de ambos tipos de viento, eso lo convertía en muy ágil.